...En lo etéreo...

Imagen relacionada
                                             -Google imágenes-  Valles de Aragua...Maracay....









CUENTOS  -  RELATOS  -  NARRACIONES  -  POEMAS  -  NOVELAS
#CuentosdeBernardo  -  #CortosenRelatos  -  #RelatosdeBernardo
@Belbaltodano  +BernardoEnriqueLópezBaltodano  belbaltodano.blogspot.com

#Belbaltodano






Se había entretenido mirando el paisaje, caminaba  encantado observando la vegetación, la frondosidad con esa elegancia y distinción de tan vividos colores. ¡Qué diversidad de vida estaba conviviendo!
¡Sentíase completo, lleno y en una catarsis…Inigualable!
Contemplaba todo, desde abajo a arriba y de un lugar a otro.         Fascinado andaba pleno de emoción y de entusiasmo.
No le prestaba atención al tiempo transcurrido…
El citadino caminaba extasiado, tanto así, que el tiempo y el lugar le  fue muy propicio. El caso es que de la manera mas normal, de repente se vio acompañado con un hombre, que por las arrugas de la piel, presagiaban que era muy viejo. Pero que en su vejes, no le causaba ningún tipo de reparo. Pues se le veía muy ágil.
…El caso es que esa presencia a su lado, lo estimuló. Se sintió acompañado.
…Y como suele pasar, en cosas tan normales, se vio envuelto en conversación sana con este anciano…Y se dedicó a escucharle…
-         Recuerdo, ¡tal como si me estuviese pasando ahora! (…Y es que esto que te voy a narrar; pasó hace ya varios meses…Mejor dicho: ¡Años!) Pero que si me tienes un poco de paciencia y tolerancia…Lograré desgranar de mis pensamientos tantos y tantos hechos… ¡Seguro estoy que van a hacer de tu agrado! …Espera y lo comprobaras…
¡Qué te vas a sorprender mucho! – Tosió con cierto escándalo. 
Luego se acomodó mejor en ese tipo tan extraño de asiento, pues había juntado varias rocas y allí se había acomodado (Seguramente la dureza de esos objetos, hizo que se sintiera incomodo.)
Miró hacia el cielo y dijo en voz baja…Casi audible…
-    …Seguramente va a llover… (Y esto podría variar todo…)
-    ¿Tú crees…? – Él hizo que no lo había escuchado. Se quitó su sombrero de paja, se secó el sudor de su frente…Y lo miró con esa forma que solamente él tenía…Que parecía que no lo veía…Daba la impresión de que atravesaba a la persona con su forma de escrutar.
(Pensaba  que con toda seguridad: Leía el alma. O quizás veía el color real que portaba cada tipo de persona.) Estos pensamientos le agradaron a este viajero jovial…
Transcurrieron unos segundos mas. Luego juntó mejor las piedras y posó su humanidad sobre ellas; y para cuando ya se sintió cómodo, continuó charlando…
-    …Tengo muchísimos años viviendo por estos contornos.
Y conozco al dedillo todo cuanto pasa por estos lares…Y te asombrará saber esto que te voy a contar…Pon atención…
¿…Sabes el por qué he decidido sentarme sobre estas piedras…?
¡Por supuesto que no lo sabes!  …Te contaré entonces…
En unas de las tantas noches, estas mismas creaciones rocosas, fueron testigos de un hecho que para el mundo exterior, carece de importancia alguna…Pero que para mí ¡No!
Pues por estas latitudes, pasaron dos seres de extrañas figuras…
(Me cuentan que ellos cambian de fisonomía. En ocasiones parecen: Hombres, para luego permutarse en: Hombres lobos…No te asustes…Ya ellos se fueron.    – ¡Aunque nadie puede asegurar o negar que vuelvan!-   …Hay muchas cosas extrañas, que ocurren sin cesar, pero que el “ojo humano” ¡no se percata!  …Y eso que suelen ocurrir en sus propias narices…Pero…) En fin…Sigo en el relato…
Caminaban…Mejor dicho: Huían.
(Y yo sé esto: Porque ellas mismas así me lo relataron. ¡Nadie mas!)
…Traían en su poder…Muchas riquezas. ¡Tantas que no podían  con todas ellas! ¿Y sabes qué eran…? ¡Oro! ¡Oro puro! Qué sustraído de una mina muy antiquísima. (Tanto es así, que desde la creación. Sólo una tribu lo sabía. ¡Pero tenían la orden expresa de callar! Era preciso guardar ese secreto. Porque el hombre es muy codicioso.)
…Pero vinieron seres de otras partes…
(No supieron informarme de dónde con exactitud. Pero de por estos lados, con toda seguridad no son.)
Y con pericia y mucha malicia…Fueron engañando a unos paisanos.
Qué creyendo en la buena voluntad de todos…No se percataron de la inmensa avaricia que traían consigo estas…Personas…
Engatusaron a una moza estúpida. (Porque no tenía ninguna experiencia, era muy inocente. ¡Y bien caro pagó su inocencia!)
…El caso es que, se portaron tal como eran: ¡Unos malvados!
Y por esta misma vía, en que nos encontramos yacen, mejor dicho: Subyace sus restos. (Estas rocosas formas, que se me antojan, que poseen “extrañas formas” ¿Lo ves…?) …Dispersos. Distraídos de la conciencia humana. Pero así son las cosas. – Detuvo su hablar al ver el nivel de incredulidad que sus palabras le estaban produciendo a su joven amigo. Se percató de que no le estaba creyendo del todo.
…Calibró mejor…No dijo nada.
Tan sólo carraspeó y cambiando de posición, se levantó y señalando el mismo sitio en donde hacía un instante estaba sentado y alzando ostentosamente su voz, le indicó…
-    No me crees. Ya lo verás… - Y señalándole la piedra mas grande le susurró suavemente…
-    …Dime: ¿Le puedes hablar al joven acá presente…? – El jovencito lo miró con mayor incredulidad, casi hasta llegó a pensar que se había vuelto loco…Retrocedió…Pero el anciano con el sombrero de paja en su mano, lo contuvo diciéndole…
-    En vista de que no me crees…Le estoy pidiendo a “ella” que sea ella misma la que te de su versión de los hechos…
-    ¿Pero cómo me ha de hablar…Una piedra…? Es un mineral. Muerto. Sin vida…
-    ¡Eso crees tú! ¿Qué está muerta…? – Y mirando fijamente al mismo  mineral al cual el chavalo dudaba que tuviese vida, le inquirió directamente…
-    ¿Estás muerta tú…? ¡Habla, para que este mocoso vea que no estoy  loco! Habla. No tengas miedo… ¿Qué daño te puede hacer éste…?
-    …Mejor me voy… - Le dijo el chamo, pero él lo seguía conteniendo mientras le hacía señas de que se quedara tranquilo, que nada malo le pasaría.
Y el dichoso mineral…Se movió.
…Cambió de sitio…Ante aquel jovencillo, que creía que estaba viendo un espanto. Se le notaba su nerviosismo, pues se movía de un sitio a otro.
El muchacho retrocedió. (No estaba soplando viento. ¿Pero se habrá movido por si solo…? ¡Chanfles!)
-    No temas. No te voy a hacer daño alguno. – Y fue cuando escuchó esos extraños sonidos. Sonaban con fuerza muy rústicas. Cómo si se estrellasen sobre el suelo rocoso. Ronco. Aunque su tonalidad, era tenue. Con características femeninas.
-    ¿Quién me habla? ¿Es esto una brujería…?
-    Nada de eso.  El viejo que te está contando…Es antiquísimo.
-    ¿Antiquísimo…? – Repitió con duda reflejada en todo su ser.
-    En efecto. Él es nuestro guía. Él nació cuando la tierra aun no se había formado. Y cómo nosotros…Formamos una parte de la creación.
Sólo que yo…Cómo él te está contando…Fui muy tonta.
Y me dejé engañar por seres muy malvados. Que luego me sacrificaron.
Me utilizaron para robar todo el oro que nuestra gente poseía.
Y yo…Tontamente los guie. Y aquí mismo, esparcieron mis restos.
Ahora formo parte…De todas partes. – Una fuerte ráfaga de viento frío se dejó sentir. Un fuerte silbido en forma de trueno, retumbó por doquier. El cielo se oscureció. De repente, hubo un silencio.
-    …Yo…Yo: ¡No entiendo! ¿Estará sucediendo todo esto…? ¿O quizás es fruto de mi mente…? – Analizaba horrorizado. Aterrado.
La imagen del hombre antiguo, se le fue haciendo borrosa.                         
Intentó retenerlo…Pero su intensidad se iba atenuando…
Y en un abrir y cerrar de sus ojos…Se convirtió en una nube, que lentamente se le esparcía por el espacio sideral…Y él que no podía dar crédito a todo lo que había vivido, visto, hablado y hasta sentido…Sencillamente se le esfumaba…
Intentó vanamente retenerlo. Pero todo fue inútil.
…Se volvió etéreo. Cómo la ráfaga fría, que de repente lo atacaba…
Esa presencia, se le hacía invisible…
Miró la roca que unos instantes antes le había hablado…
Pero el tiempo, hizo que se fuera deshaciendo. En polvo se le fue convirtiendo…Ya no era tan sólida. Pronto…El viento helado…              Lo disolvió todo. Impávido quedó.
Transcurrieron unos minutos mas. Quizás horas.
No supo descifrarlo mejor. Y así como había llegado esos vientos helados…Se retiraron de inmediato. Y el sol, nuevamente se posesionó de ese espacio, de ese tiempo…De esa vivencia…
Sintió un enorme vacío. Y por primera vez…Se sintió terriblemente sólo.
Quiso buscar esa presencia…Que unos momentos antes, había sentido esa acción…Su fuerza y su determinación…Pero por mas que lo buscó…
¡No lo encontró!
…Y esa soledad lo horrorizaba…Nervioso no podía controlar su reciente pánico.
Pronto se tuvo que retirar…Por allá a lo lejos…El sol comenzaba a declinar, para darle paso a la oscuridad…Y ya allí no quería seguir…
Se retiró prontamente…















Nota:
Internet utiliza cookies para optimizar la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.
Si continúa utilizando este sitio, asumiremos que está de acuerdo. ¡Gracias por su preferencia!


(Enviado al Blogs.)

Las leyes de la Unión Europea exigen que le brindes información sobre las cookies utilizadas en tu blog a los visitantes de la UE. En muchos casos, también exigen que obtengas consentimiento.

Como cortesía, agregamos un aviso a tu blog para explicar el uso de Google de determinadas cookies de Blogger y Google, incluido el uso de cookies de Google Analytics y AdSense.

Tú tienes la responsabilidad de confirmar que este aviso realmente funcione para tu blog y que se muestre. Si usas otras cookies, por ejemplo, si agregaste elementos externos, es posible que este aviso no funcione en tu caso. 
Obtén más información sobre este aviso y tus responsabilidades.
Se modificó tu configuración de HTTPS. Ahora, todos los visitantes pueden ver tu blog mediante una conexión encriptada si visitan https://belbaltodano.blogspot.com. Los vínculos y marcadores existentes a tu blog seguirán funcionando. Obtén más información.

...Recuerdos...

  
         Bernardo E. López B.           12 - Feb. 2.007                  Juan Manuel López B.









CUENTOS  -  RELATOS  -  NARRACIONES  -  POEMAS  -  NOVELAS
#CuentosdeBernardo  -  #CortosenRelatos  -  #RelatosdeBernardo
@Belbaltodano  +BernardoEnriqueLópezBaltodano  belbaltodano.blogspot.com








“Porque en aquel entonces,
…Yo era inmensamente feliz,
porque vivíamos todos juntos
en aquella casa inmensa…
¡Jamás sospeché en este actual presente!
En aquella época creía en la eternidad,
sopesaba que todo a mí lado a mí,  se subordinaba…
¡Qué equivocada andaba!
Y si pudiese volver…
Con toda seguridad no estaría aquí…”








-      …En mis recuerdos abrigo con emoción, cuando me enfrentaba a mi hermano (El cual era mi propia antítesis. Porque cuando yo dormía…Él andaba despierto. Y cuando me despertaba, él procedía a acostarse…Y éramos hermanitos, hijos de papi y de la misma mami.) …Pero así fuimos.
No nos pudimos negar…
Él era amable con mis hermanas…
Yo era el guerrero.
Mientras él trataba de dialogar.
Yo me enfrentaba a todos.
Recuerdo cuando estábamos en la etapa de nuestra infancia…
Mami nos enviaba al colegio. (Igualitos. Él muy bien peinadito. Con su camisa blanquísima como el sol.  –También yo-  …Pero cuando regresábamos…)
Y siempre era lo mismo…
-      Manuelito, ¡debes cuidar a tu hermanito menor! – Le aconsejaba mama. (¿…Y yo…? Me hacía el rabioso y lo señalaba para que no se le olvidara…)
-      ¡Pero mami…Ese carajito no me hace caso! – Le ripostaba muy enojado, mientras yo le sacaba la lengua… (¡Claro está…A espaldas de mi madre!)
-      ¡Ve…Miralo! – Me señalaba mientras yo le hacía mofa y para cuando nuestra madre se volteaba a verme… (Yo era un…Manso niñito. ¡Nada mas me hacía falta el aura! Je,je,je…!)
Y así era todas las mañanas. Mientras mi madre lo obligaba a él, (en su condición de hermano mayor.) a que me sujetara la mano (Para evitar que “el potro loco”   -que era yo-   me desbocara y me le fuera a perder. ¡Ese era su deber!)
…Bueno…El caso era que estaba bajo su mando… (Para lo que me importaba…)
Éramos un par de chicos…Muy juiciosos… (Eso querían creer ellos.)
Pero cuando cruzábamos la esquina…Me le desprendía del grillete que me imponían… ¡Y corría desbocado!
Y en los recesos…Yo salía como un bólido.
¡Bastaba que alguno de los niños me mirara…Y que yo considerara que me ofendía…Corría a entrarle a golpes!
Y me volvía un toro de lidia. No miraba a ninguna parte…
Golpes. Bofetadas. Empujones.
Pronto mi camisita blanca. Pulcra y lindísima…Se teñía de lodo.       De sudor. De sangre. El almidón que la mantenía lisa…Se perdía…
Botones caían. Mi ropita que tan cuidadosamente planchaba mi madrecita…Con todo su Amor (¡Qué El  Dios Piadoso la tenga en Su Gloria! Al igual que a mi hermano de toda la vida: Juan Manuel.)
Ahora (Mi camisa) se encontraba toda arrugada. Rota. Sucia.           ¿Y mi pantalón…?                                                      Bueno…Mejor ni me refiero a este pequeñísimo detalle.
Y el hijito de mami…Ya estaba todo arrastrado. Hediondo, herido…
Y para cuando el otro niño me estaba sometiendo…Aparecía mi Salvador…Mi hermano mayor…Juan Manuel… (¡Bueno en ese entonces, él era mas grande que yo…!) …Y como cosa curiosa, era mi hermanito (Mayor) quién se daba a la tarea de recoger todos los botones de mi camisita que se esparcían por  todos lados… (Y cuando llegábamos, él se le aparecía a nuestra progenitora y le enseñaba todos los botones que le faltaban a mi camisita…)
-      ¡Mira lo que ha hecho “tú hijito”! – Le decía ofendido…Mientras yo asumía la actitud: del ofendido…
Y desde ese momento…Debía soportar sus palabras… (¡Y es qué, no me dejaba en paz! Una y otra vez, me seguía a todas partes y siempre: ¡Regañándome por doquier!)
Y en todo el camino, no me quedaba mas que oírle su pesada lengua…Pero cuando llegábamos…
¡Era peor! Pues se dedicaba a amenazarme…
Y yo no me podía defender.
(¡Me daba una rabia! Puesto… ¿Qué podía hacer yo…? Él era mi hermano Mayor.)
…Y volviendo a mí actual presente…Y aunque entre él y yo, no había nada qué hacer. Fuimos tan distintos.
Mientras en nuestro cuarto, su camita…Ordenadita.
Todo acomodado. Limpio. ¡Límpido y Aseado! Oloroso a fragancias.
Sus zapaticos…En la zapatera.
Sus pantaloncitos: En el closet.
Cada libro y cada uno de sus cuadernos…Todo acomodado.
Todo en él era así…Orden y Limpieza.
¿…Y en el otro extremo…? (O sea: ¡Mis dominios…!)
…Mejor no sigo narrando mas…
(En verdad: No tiene importancia.)











Nota:
Internet utiliza cookies para optimizar la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.
Si continúa utilizando este sitio, asumiremos que está de acuerdo. ¡Gracias por su preferencia!


(Enviado al Blogs.)

Las leyes de la Unión Europea exigen que le brindes información sobre las cookies utilizadas en tu blog a los visitantes de la UE. En muchos casos, también exigen que obtengas consentimiento.

Como cortesía, agregamos un aviso a tu blog para explicar el uso de Google de determinadas cookies de Blogger y Google, incluido el uso de cookies de Google Analytics y AdSense.

Tú tienes la responsabilidad de confirmar que este aviso realmente funcione para tu blog y que se muestre. Si usas otras cookies, por ejemplo, si agregaste elementos externos, es posible que este aviso no funcione en tu caso. 
Obtén más información sobre este aviso y tus responsabilidades.
Se modificó tu configuración de HTTPS. Ahora, todos los visitantes pueden ver tu blog mediante una conexión encriptada si visitan https://belbaltodano.blogspot.com. Los vínculos y marcadores existentes a tu blog seguirán funcionando. Obtén más información.

...Y bueno...


Resultado de imagen para imágenes de edén
                                                   -Google imágenes-








CUENTOS  -  RELATOS  -  NARRACIONES  -  POEMAS  -  NOVELAS
#CuentosdeBernardo  -  #CortosenRelatos  -  #RelatosdeBernardo
@Belbaltodano  +BernardoEnriqueLópezBaltodano  belbaltodano.blogspot.com




-       Mira, no sé tú, pero yo te voy a indicar la forma cómo   mejor puedes encarar esta situación… - María trataba de informarme la mejor forma que tenía para poder encarar esta situación (Inédita para mí. En verdad ¡jamás me había enfrentado a este tipo de “situación” harto desconocida para mí! …Por lo que tragué abundante saliva, antes de aprobarle…Por gestos mío, su preocupación, al respecto.)
Ella miraba de un lado a otro, como tratando de minimizar los efectos   -qué para ella, eran catastróficos-   pero que su amigo, por desconocimiento de causa…Ignoraba.
Pero que ella ya había experimentado sus efectos.
Pero mientras esta pareja trataba de pasar desapercibidos…
Los demás hacían que no los veían… (Pero que no les perdían pisada. Pendientes como estaban, no los dejarían en paz…Y ella con esa sapiencia que da la experiencia…Lo temía. Lo sabía y por eso…Les temía.)
En el grupo había dos hombres de muy fea apariencia. Fumaban unos tabacos apestosos y estaban acompañados por tres mujeres…
De apariencia muy similar a la de ellos. Ambicionaban todo lo que esta pareja poseía…
Vestían con ropas muy desgastadas. Descalzos. Con la panza al aire. Con total desfachatez, miraban con sumo recelo a estos dos…
-      Mira Juan…Nos observan. Hay que irnos dentro de la mayor tranquilidad posible… - Su amigo miró de reojo…
En efecto. No les perdían pisada.
Una leve brisa disfrazó el efecto. Y el sol pareció hacérseles un poco mas a su favor…Por lo menos eso interpretó ella.
Nerviosa no podía disimular su extremo terror. Aterrada, todo lo contemplaba. Temerosa, sabía que lo peor les podía llegar.
Quién quizás en medio de su desesperación…Presagiaba un cúmulo repleto de muy perversas intenciones. (Ya ella los conocía…Pero aún así, por cosas que el destino sólo sabe e interpreta…Se veía de nuevo a merced de este grupo, de aura muy negativa. Y de perversas intenciones…)
Poco a poco, se fueron esparciendo…Lentamente se fueron apartando. Sigilosos en medio de tan radiante luz solar…
Cuando ya hubieron caminado una cuadra…Todo el panorama se les estaba presentando…Cómo mas ligero.
No obstante, ella percibió algo…Pues cambió de color…
Sus cachetes se le enrojecieron de una forma brutal. Contenía su respirar…Entrecortado. Acelerado y de pronto: ¡Estático!
Su mirada se le puso espantosa…Algo la había apresado…Juan a pesar de todo, aún no había caído en cuenta. Él creía que ya se había separado de aquellas tenebrosas personas…Pero no era así…
¡Frente a ellos: Estaban los dos mismos hombres…Y las tres mujeres…!
-      ¿…Qué pasó…? – Inquirió incrédulamente él, pero de inmediato fueron atrapados por una vorágine increíble…
 Rápidamente ella lo sujetó de una de sus manos y lo hizo correr por callejones desiertos. Donde de repente el viento se volvió fugaz.
Sitios nunca vistos por él. Desfilaron por zonas borrascosas.
Por senderos oscuros, que de repente herían sus pupilas por la abundancia de luz. ¡Qué les herían sus parpados!
-      ¡Corre! ¡Corre por tu vida! – Le gritó en medio de su desesperación. Y él lo hizo.
Brincaron por zonas agrestes. Borrascosas. Cuyos habitantes en ocasiones eran molestos zancudos con su veneno ponzoñoso…
Estaban catapultados en horrendos estados. Cambiaban de esferas de un instante a otro.
Siguieron por acuosas vías, impetuosas y fuertes corridas…
Enemigos invisibles. Poderosos asediaban sin compasión…
Se elevaron por empinadas laderas, cuyos árboles cómo fruto portaban enormes púas, que herían por doquier a quiénes por su lado atravesasen…Ascendieron a inhóspitos picos. Desolados respiraban y transpiraban…Horror…
…A lo lejos se escuchaba el ronco y estruendoso rugir de fieras ocultas…Retumbaba la tierra…Sus efectos eran: Demoledores…
Descendieron a enormes y muy espeso vacío…
Sudaron copiosamente. Sintieron el volar de enormes murciélagos que con sus colmillos, a ellos amenazaban…
Todo esto y muchas cosas mas abominables, tuvieron que pasar. Pero no lograron contenerlos. Y así anduvieron por espacio de un par de horas…
¡Hasta que de repente: Todo a su alrededor cambió…!
Llegaron a un oasis. Un jardín encantado.
Hermosas flores irradiaban olores agradables.
La paz, la plenitud de vida y de cosas hermosas…Aplacaron ese desdén…
Agotados…Ambos cayeron. Jadeantes. Extenuados. Pronto cayeron en un sopor.
…Transcurrieron dormidos…Un par de horas mas…
Y para cuando se despertaron…No lo podían creer…
Ante ellos se encontraba un enorme conejo blanco, quién los miraba con sus ojos azules…
-      Ya el peligro para ustedes, ha concluido. – Les dijo con la satisfacción reflejada en su rostro.
Juan no lo podía creer… ¿…Qué o quién les dirigía esas palabras tan agradables…? Miraba de un lado a otro. Alucinados. Embobados…
Se encontraban en un Edén. ¡Qué placidez!
¡Qué paz se respiraba allí!  …Era sencillamente: ¡Maravilloso!
¿…Qué fuerza los había sacado de esos infiernos en los que habían caído…Y por qué ahora estaban allí…?
Volvió su mirada…Pues sus pensamientos volvieron a él…Y le estaban informando por las enormes penalidades que ellos dos ya habían padecido.
-      ¿…En dónde estamos…?
-      ¡Estás en el sitio en dónde jamás debiste haberte ido! – Miró desconcertado de un sitio a otro. Y solamente tenía delante de sí mismo, a ese enorme conejo.
No podía creer… ¿Ese conejo, podía hablarle…? ¿Pero cómo…?
-      No te creen. – Vociferó otro de sus habitantes, y él trató de identificarlo…Pero tan sólo pudo ver a un ave canora, de hermoso plumaje. Qué los miraba con mucha insistencia.
Un leve remolino se formó muy cerca de ellos. Pero ninguno de los presentes se dio por aludido. Estaban tan encantados que no se percataron de que el conejo, saltando se fue alejando y aquella hermosa avecilla de hermoso plumaje…Levantó su vuelo.
…Y nuevamente estaban los dos allí. Se sentían en paz. Tranquilos.
-      ¿Qué dices Juan…Nos vamos de acá…? – Y él la miró con ese tipo de mirada, que solo se refleja en un reciente enamorado. (¡Qué bella era esta mujer!) Meditaba mientras…La detallaba…
La contempló con cuidado. Aspiraba y suspiraba con ese placer…
¡En verdad que le encantaba lo que estaba en su frente!
Y por primera vez: Se percató de su extrema belleza.
Admirado contempló su larga melena…Por momentos la pudo ver…Que el color de su cabellera se permutaba en colores y desrices de incomparable belleza.
Sus ojos irradiaban…Placidez…Plenitud…Descanso…
…Y fue centímetro a centímetro…Auscultándola…Y fue bajando su mirada…y fue cuando descubrió…
Estaba desnuda. Se miró de repente su propio cuerpo… ¡Igual!
…Ambos estaban…Cómo Dios los había echado al mundo…
Ambos se reconocieron. No había malicia en ninguno de los dos.
Lo asumieron con total placidez. Ninguno se sintió desnudo.
…La Providencia…Les permitió visualizar…Volvieron sus pasos…
Y fueron testigos de todo lo que habían recorrido…
Retrocedieron el tiempo necesario…
Vieron cuando esos dos elementos, armados y en compañía de las tres féminas…Les habían dado caza…Fueron sanguinarios. Déspotas con ellos. Muy crueles.
(…Sintieron lástimas por esos desdichados seres…)
Sus cuerpos se desmoronaron…Su sangre se vertió en aquellas sucias callejuelas…
Y contemplaron todo…Pero ya no quisieron seguir viendo mas…
Tomados de las manos…Dieron media vuelta. Y atrás vieron cuando el conejo les hacía señas, para que a él, se le acercaran…
Una ráfaga de viento cálido con semejanza de frío…Los invitaba…
…Y eso hicieron…












Nota:
Internet utiliza cookies para optimizar la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.
Si continúa utilizando este sitio, asumiremos que está de acuerdo. ¡Gracias por su preferencia!


(Enviado al Blogs.)

Las leyes de la Unión Europea exigen que le brindes información sobre las cookies utilizadas en tu blog a los visitantes de la UE. En muchos casos, también exigen que obtengas consentimiento.

Como cortesía, agregamos un aviso a tu blog para explicar el uso de Google de determinadas cookies de Blogger y Google, incluido el uso de cookies de Google Analytics y AdSense.

Tú tienes la responsabilidad de confirmar que este aviso realmente funcione para tu blog y que se muestre. Si usas otras cookies, por ejemplo, si agregaste elementos externos, es posible que este aviso no funcione en tu caso. 
Obtén más información sobre este aviso y tus responsabilidades.
Se modificó tu configuración de HTTPS. Ahora, todos los visitantes pueden ver tu blog mediante una conexión encriptada si visitan https://belbaltodano.blogspot.com. Los vínculos y marcadores existentes a tu blog seguirán funcionando. Obtén más información.

...Cosas que pasan...

Resultado de imagen para peninsula de paraguana






CUENTOS  -  RELATOS  -  NARRACIONES  -  POEMAS  -  NOVELAS
#CuentosdeBernardo  -  #CortosenRelatos  -  #RelatosdeBernardo
@Belbaltodano  +BernardoEnriqueLópezBaltodano  belbaltodano.blogspot.com








-      …En aquella época era un vendedor de los que consideran: “Viajero”  y me tocaba atender la zona del estado Falcón…Desde Mene Mauroa, pasando por todos los pueblos a un lado u otro de la carretera que lleva desde Maracaibo hacia: Coro, y me tocaba esa semana atender, la península de Paraguaná  -Con mi pernocta en Punto Fijo-  así que habiendo visitado ya todos los pueblitos (Adícora, Pueblo Nuevo y Judibana) me disponía a retornar a mi casa…Pero primero debía pasar por la casa del “Ñaño” (Un ex compañero que con el tiempo se radicó en: Pueblo Nuevo, en la península de Paraguaná.) y para esto ya me había invitado a que pasara por su casa, dormir en su hogar y al día siguiente, partiéramos de regreso a Maracaibo.
Y así hice…
Llegué a su casa, ya casi anocheciendo. Y muy amablemente él y su esposa, me invitaron a dormir en uno de sus cuartos.
Recuerdo que casi al tocar la cama…Caí en un sopor…
Pero en diversas ocasiones me desperté sobresaltado…
…Escuchaba sonidos, opacos…Allá a lo lejos, que parecieron que de pronto se me permutaran muy cerca de mí…
De repente…Escuché una especie de jadeo…Animal. ¡Sólo que no pude distinguir ¿…Qué clase de bestia sería…Acaso un lobo…?
…Un temblor que me empezaba en las plantas de mis pies y que poco a poco iban ascendiendo por mis rodillas…Y…De repente me encontraba tiritando…
¡¿…Qué me estará pasando…?! – No acertaba ninguna lógica en mí…Si apenas mi cabeza se había posado sobre la almohada… ¡Y zas! Había caído rendido.
El caso es que pasé gran parte de la noche…Que no me atrevía a levantarme de esa cama…
¡Hasta que el nuevo día, fue venciendo esas sombras tan atroces!
Me levanté y me hice la promesa de no informar nada al respecto. Cosa que cumplí.
El mencionado amigo, se colocó en el puesto del copiloto              -adelante-  y a su esposa y sus hijas, atrás. Partimos muy de mañanita.
Ya pasando Coro y dirigiéndonos a la población de: Sabaneta de Coro, su esposa comenzó a narrar sobre varias experiencias sobrenaturales que ella había pasado. (No entendí nada…Pero…)
Con pasmosa seguridad   -y con el rostro inundado en terror-  me hizo partícipe de varios de ellos. Narró experiencias pasadas relacionadas a actos de brujerías. ¡Es mas me aseguró que tanto ella como su marido y su propia familia, tenían muchas vivencias!
…Le dije…Que bueno, yo, en lo personal…Poco sabía de esos temas (Salvo lo que veía en la tele, o en el cine…O porque algunas personas así me lo contaban. Pero que yo…Poco sabía de ese tema en especifico.)
…Bueno el viaje se fue haciendo entretenido. Animado por sus muchas narraciones. (Me mantenía en una expectativa…)
El caso es que para cuando ya habíamos llegado al puente sobre el lago de Maracaibo, me propuso…
-      ¡Mira, yo conozco un brujo! Es una joya. ¡Ni siquiera tienes que hablarle nada! Sólo te sientas…Y él te va diciendo tu pasado, tu presente ¡Y hasta tu futuro! (…Y quién quita que de repente…Te lleve hacia una chica, que podría ser tú…Esposa…)
-      ¿…De verdad…?
-      ¡Si! Es mas, ni siquiera vas a tener que pagarle nada ¡Nosotros te lo vamos a pagar! (Me aseguró mientras le hacía señas a su marido…Y este al percatarse…Accedió en el acto.) – Bueno.
Accedí. A decir verdad, no estaba muy contento que digamos…Pero…  ¡Acepté!
Al llegar a Maracaibo…Me fue guiando.                                    Zona por zona. Calle por calle.
Y cuando llegamos al fin, ella mismo nos guió, a su marido y a mí, y hasta nos indicó el sitio qué deberíamos tomar.
…Y una vez que colocó a su marido delante de mí…Nos hizo una seña y nos indicó que esperáramos mientras ella entraba a hablar con el dichoso curandero.
Cuchicheó algo. No sé qué. Y a los pocos minutos, salió muy sonriente indicándonos que en unos momentos nos llamarían.
Y allí nos quedamos. Callados.
…Pero al transcurrir unos minutos, el Ñaño me propuso…
-      ¡Chico para que no te estés creyendo que hay trampas…!
Pasa primero… (Y levantándose de su silla, nos intercambiamos de puestos. Me puso de primero.) Así…No te va a quedar dudas de que yo le voy a decir algo al tipo ese… - Me pareció bueno. Y nos callamos, seguimos en la espera…
Transcurrido unos dos minutos mas, escuchamos cuando el que estaba adentro, llamó al que estuviese primero…
…Y en este caso…Era yo…
-      ¡Ya sabes…No digas nada! Él te va a decir todo… - Me susurró.
Entré. Callado. El hombre me indicó que me sentara.
…Y me dijo…
-      No tienes que decirme nada. – En el acto prendió un tabaco y soltó múltiples bocanadas de humo (Qué me hicieron estornudar…Lo siento, pero no puedo evitarlo…Él elemento ni me miró, me hizo señas de que me callara.)…Y eso hice…
-      ¡Mira! Tú vives a orillas del mar. (¿Yo…? ¡Imposible, yo vivo en Maracaibo…Pensé…Claro sin decirle nada.) ¡Aquí aparece que vives muy cerca del mar! Aunque no eres pescador… (Aspiró de nuevo su enorme tabaco y expelió la humareda…Tanta, ¡qué me hizo toser de nuevo!)
El tabaco no miente. Él es muy chismoso…
Y me indica…Qué tú eres un hombre casado (¿…Yo…? Pero si ni siquiera tengo novia…Pensé en el acto, pero sin decirle nada.)
…Y tienes…Una…No… ¡Dos hermosas nenitas! ¿…O lo vas a negar…? (¿No será el Ñaño…? Pensé incrédulamente.)
…Y aquí aparece que tú esposa te ama con locura… (Y fue cuando me levanté del asiento, ya no podía tolerarlo mas…)
…Y le grité…
-      ¡Mira te estás equivocando de hombre! …Al que te estás refiriendo… ¡Es mi amigo Ñaño! Ya te lo llamo (Y salí llamándolo e informándole…
-      Ñaño…Al que está describiendo es a ti…No a mí! – Y salí como un loco, sin mirar atrás. Me monté en mi carro y esperé a que este matrimonio saliera…
A los pocos minutos salieron apenados. El amigo se deshacía en excusas…Le indiqué que ya venía muy cansado. Y que no deseaba tratar mas nunca ese tipo de temas…Con ellos.









Nota:
Internet utiliza cookies para optimizar la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.
Si continúa utilizando este sitio, asumiremos que está de acuerdo. ¡Gracias por su preferencia!


(Enviado al Blogs.)

Las leyes de la Unión Europea exigen que le brindes información sobre las cookies utilizadas en tu blog a los visitantes de la UE. En muchos casos, también exigen que obtengas consentimiento.

Como cortesía, agregamos un aviso a tu blog para explicar el uso de Google de determinadas cookies de Blogger y Google, incluido el uso de cookies de Google Analytics y AdSense.

Tú tienes la responsabilidad de confirmar que este aviso realmente funcione para tu blog y que se muestre. Si usas otras cookies, por ejemplo, si agregaste elementos externos, es posible que este aviso no funcione en tu caso. 
Obtén más información sobre este aviso y tus responsabilidades.
Se modificó tu configuración de HTTPS. Ahora, todos los visitantes pueden ver tu blog mediante una conexión encriptada si visitan https://belbaltodano.blogspot.com. Los vínculos y marcadores existentes a tu blog seguirán funcionando. Obtén más información.