Cuentos y Relatos



















                                                                Relámpago del Catatumbo












CUENTOS   Relatos   Narraciones   Poemas   Novelas





#CuentosdeBernardo        #CortosenRelatos           #RelatosdeBernardo  #Belbaltodano         @Belbaltodano         +BernardoEnriqueLópezBaltodano
Belbaltodano.webdone.es              https://plus.google.com/u/0/collection/o1x9Z








-         Yo me encontraba allí, cuando oigo que una voz femenina está llamando para ver si había alguien en esta casa      -cuando la oí, me dije a mí mismo: “¿Quién carrizo será la que grita así…?  Pues venía toda desaforada…”-     pero en vista de eso, decidí salir.  (Cómo de hecho hice) – Leandro tomó tiempo para expandir sus pulmones y aspirar grandes bocanadas de aire, ya que esa es su forma de hablar, así tan atropellada.
Dándole mucho énfasis a cada una de sus palabras pronunciadas.
Aprovechó para mirar de un lado a otro y verificar que mantenía la atención de todos los que allí se encontraban.
Presenciaban este acto, Luis quién llevaba la voz cantante y en un segundo plano estaba  Moraima, quién se encontraba a mas o menos metro y media, por su apariencia daba a demostrar que no estaba pendiente del todo.
Y un poco mas alejado estaba  Andrés     -a mas de dos metros de distancia-   y  un poco mas alejados un grupito de mas o menos unos seis, entre hombres y mujeres.
Todos ellos por una u otra causa, allí se congregaban.
Y es que se encontraban en el frente de la casa de Leandro, y mientras ellos estaban allí, pasaba uno que otro vehículo.
Y todo se desarrollaba de una forma normal y habitual.
Era aproximadamente las cuatro de esa tarde de un lunes.
-         …Pero la tipa esa  (refiriéndose a la susodicha que gritaba en el frente de su casa) me hablaba así, con esa su voz de “malandra” y con media panza afuera… 
(Ya sabes, por la moda que suelen utilizar esa gentuza.)
Y me miraba de medio lado. ¡Pues no te miran de frente!
Me hizo una serie de preguntas, inconexas. Sin sentido…    - ¿Y yo?
Me preguntaba: “¿A dónde quiere llevarme esa mujer…?”-   
(Y fue cuando me puse: “¡Pilas!”)
-         …Mira…Y cuando viene… (Y yo; ya me encontraba molesto.)
-         ¿Y qué quieres que “mire”? – Y fue cuando la misia esa comenzó a mover la trompa de un lado a otro   -como si estuviese masticando chicle-     mientras giraba sus ojos hacía la izquierda para luego chequear a su derecha  (Ya me tenía molesto.  Desconfiado…) hasta que vine y me armé  de valor y  le espeté…
-         ¡Chica y qué es lo que tú quieres? La tipa se sorprendió y hasta podría asegurarte de que se asustó, pues   -pienso-  que le rompí su estrategia…
Y se me puso: Amarilla. Pálida.
Y tartamudeó (Y me dije: ¡Ay papa!)…Como vi que miraba con mucha premura hacia la derecha…
¡Inmediatamente miré!  ¡¡Qué sorpresa me llevé!!
…Hermano… ¡Venían dos tipos!
¡Dos monos…Feos. Horrorosos!
(¡Uy qué fea apariencia! Uno horripilante y el otro… ¡Peor!)
Para mí que eran malhechores, pues caminaban con ese tumbao, con esa desfachatez con que se visten ellos. Y miraban con esa fea mirada…
Cuando la bicha esa se dio cuenta, de que ya yo los había visteado…
¡Corrió y se fue! Ni siquiera se me despidió.
¡Zuas! Se me desperdigó.
Y yo pendiente al ver eso, comencé a gritar:
-         ¡María y qué pasa con la policía! ¿Por qué no han llegado ya?
-         ¿Y qué hicieron? – Le preguntó angustiado Luis.
-         ¿…Qué…Qué hicieron…? Ya vas a ver. La desgraciada esa pasó rozándolos por el brazo (A esos tipos) mientras les gritaba:
-         ¡Corran que ya nos descubrieron!
-         ¿De verdad? Leandro y qué hiciste entonces…
-         ¿Qué, qué hice…? ¡Me les pegué atrás!
Les quería torce el pescuezo. Destruirlos. 
…Y cuando ellos me vieron así…Arrancaron a correr como unos locos.
Los perseguí mas de cinco kilómetros. ¿Y vas a creer que se pararon para “defenderse” de mí…? – Moraima que se encontraba un tanto retirada, miró con una sarcástica risita, Andrés en el acto volteó y comenzó a mirar hacia un espacio infinito, y el resto se distanciaron y comenzaban a echarse chistes entre ellos.
Luis de estos  pequeños  detalles  cuenta se dio, y se dedicó  a analizar, sus gestos.
Leandro continuaba muy arrogante narrando su versión.
Ignoraba lo que a su alrededor, se apreciaba.
-         ¡…Es que si yo, es qué!  ¡…es que…que…!  (Me da una rabia…)
¡Si llego a agarrarlos…! – Gesticulaba con sus manos…Parecía estar haciendo fuerza, como si estuviese degollando una gallina mientras resoplaba con furia tal como lo hace un toro de lidia, mientras los demás lo veían…
Una mueca a cada uno se les dibujaba en su rostro…Meneaban su cabeza.
Y algo entre ellos…Compartían.
…Es que un gesto inspira muchos pensamientos…Y mas cuando va acompasado con hastío…







#CuentosdeBernardo      #RelatosdeBernardo
#PoemasdeBernardo   #Belbaltodano








Nota:
Internet utiliza cookies para optimizar la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.
Si continúa utilizando este sitio, asumiremos que está de acuerdo. ¡Gracias por su preferencia!


(Enviado al Blogs.)

Las leyes de la Unión Europea exigen que le brindes información sobre las cookies utilizadas en tu blog a los visitantes de la UE. En muchos casos, también exigen que obtengas consentimiento.

Como cortesía, agregamos un aviso a tu blog para explicar el uso de Google de determinadas cookies de Blogger y Google, incluido el uso de cookies de Google Analytics y AdSense.

Tú tienes la responsabilidad de confirmar que este aviso realmente funcione para tu blog y que se muestre. Si usas otras cookies, por ejemplo, si agregaste elementos externos, es posible que este aviso no funcione en tu caso. 
Obtén más información sobre este aviso y tus responsabilidades.

Se modificó tu configuración de HTTPS. Ahora, todos los visitantes pueden ver tu blog mediante una conexión encriptada si visitan https://belbaltodano.blogspot.com. Los vínculos y marcadores existentes a tu blog seguirán funcionando. Obtén más información.





































Dialogo.




Resultado de imagen para personas conversando en dibujos
                                                         Google imágenes















CUENTOS - Relatos - Narraciones - Poemas – Novelas

#CuentosdeBernardo    -    #CortosenRelatos     -      #RelatosdeBernardo  #Belbaltodano         @Belbaltodano         +BernardoEnriqueLópezBaltodano
                                   Belbaltodano.webdone.es              https://plus.google.com/u/0/collection/o1x9Z





-      Yo le digo a mis hijas  (Que están fuera de Venezuela) que es bueno que me envíen la remesa, como para comprar acá.
Ellas creen que lo mejor es tener sus dólares…Y yo les digo: “Miren esta es nuestra Patria. Y yo moriré aquí.
Además ya estoy muy viejo como para volver a empezar en otro país. Envíenme la platita, que yo voy haciendo negocitos acá y bueno podré comprar comida para mi mujer y yo…
¿Total? Ya somos un par de viejo.
Pienso que eso de irse a vivir a otras tierras…No sé, quizás  porque en nuestra patria, siempre hemos vivido como hermanos.
Queriendo y apreciando al extranjero.
…Pero otro país…Es otro mundo. Sus costumbres, sus cosas…
Que entre paréntesis; a lo mejor    -y es lo mas seguro-    que no nos quieran y que hasta nos vean con mucha desconfianza  (Es valedero también) aunque no lo comparto ya que en esta tierra nosotros hemos aceptado de muy buen agrado esas riadas de españoles que huyeron de la dictadura de Franco.
Chinos a granel. Argentinos, peruanos, chilenos…
Como también hemos aceptado ingentes cantidades de colombianos que huyeron de esos enormes cataclismos que asolaron a la hermana Colombia.  Acá muchos hicieron su hogar. Vivieron felices.
Ya ¡Gracias a Dios! Ellos (los colombianos, como también  ¡muchos mas!) se están enrumbando por el camino de la democracia.
-      ¿Y los portugueses…? …Los italianos. Dominicanos… ¡Uff!
Que vinieron con una mano adelante y otra atrás… - Opinó otro de los presentes, aprovechando el silencio del señor que hasta hace unos instantes disertaba.
Todos lo escucharon. Asintieron.
Y cuando el señor que en silencio guardó su pañuelito  recuperó su momento, carraspeó, como para indicar que seguiría en su uso de palabras y arrancó así…
-      ¡En fin! Yo les digo a mis hijas, que tarde o temprano, esta situación se mejorará  (digo yo) y que mas temprano que tarde, ellas tendrán que retornar…Eso pienso yo. – Quién disertaba era un hombre de mas de setenta años.
Él se encontraba sentado. Y cuando se levantó…Fue cuando se afincó de sus dos muletas   -carecía de su pierna derecha-   con cierta molestia, pero logró pararse.
Otro de los presentes, arguyó…
-      Yo también tengo a varios de mis hijos fuera.
Esto es horroroso. Jamás vi nada, ¡ni siquiera parecido!
Ya que en las peores épocas de este país, jamás habíamos caído en una situación parecida.
¿Cómo es posible que un kilo de carne esté ya por mas de trescientos mil bolívares…?  ¡Esto es inaudito! Inconcebible.
El sueldo ya no me alcanza ni para comprar comida, y eso sin tomar en cuenta las medicinas. Mi esposa padece de tensión baja.
…Y no encuentro sus medicinas. Y para cuando las encuentro: ¡No tengo reales para comprarlas! ¡Esto es para locos! – El angustiado ser calló, para darle paso a otro que quisiese intervenir.
Mientras tanto,  todos se encontraban en una parada  de bus, debajo del estrecho techo que apenas propiciaba muy poco espacio de sombra. Allí se agrupaban una docena de personas.
-      ¡Lo que pasa es que estos que gobiernan…Fracasaron!
Venezuela les ha quedado demasiado grande. – Unos se movieron inquietamente, mientras otros se dedicaron a visualizar si ya el bus se acercaba.
El señor de las muletas, sonriendo le dijo al último que parloteaba…
-      Mire amigo. No crea “en cuentos de camino, ni que los gallos ponen, cómo tampoco que las gallinas cantan” No señor.
Si usted está creyendo que esa gente fracasó… - Una ráfaga fugaz de viento hizo que casi perdiera su equilibrio.
Uno de los presentes intentó ayudarlo, pero ya él había controlado su situación.
Y haciéndole señas, continuó así…
-      Lo peor que nos pudiera pasar a nosotros, es creer que “somos mas inteligentes que ¡el pescado frito!”
Le recomiendo que deje de pensar así…Porque a lo mejor…Se va a llevar la sorpresa del siglo… - Algunos de los presentes hasta lo aplaudieron. La reunión se estaba poniendo “picante”
Otros se quedaron en las nubes.
El que se quejaba, no encontró argumento para rebatirlo.
Y para cuando ya iba a reaccionar…A escasos metros venía la unidad autobusera, por lo que todos rompieron el quórum y se dedicaron a hacer su respectiva fila, para poder marcharse a su destino…









#CuentosdeBernardo      #RelatosdeBernardo
#PoemasdeBernardo   #Belbaltodano








Nota:
Internet utiliza cookies para optimizar la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.
Si continúa utilizando este sitio, asumiremos que está de acuerdo. ¡Gracias por su preferencia!


(Enviado al Blogs.)

Las leyes de la Unión Europea exigen que le brindes información sobre las cookies utilizadas en tu blog a los visitantes de la UE. En muchos casos, también exigen que obtengas consentimiento.

Como cortesía, agregamos un aviso a tu blog para explicar el uso de Google de determinadas cookies de Blogger y Google, incluido el uso de cookies de Google Analytics y AdSense.

Tú tienes la responsabilidad de confirmar que este aviso realmente funcione para tu blog y que se muestre. Si usas otras cookies, por ejemplo, si agregaste elementos externos, es posible que este aviso no funcione en tu caso. 
Obtén más información sobre este aviso y tus responsabilidades.

Se modificó tu configuración de HTTPS. Ahora, todos los visitantes pueden ver tu blog mediante una conexión encriptada si visitan https://belbaltodano.blogspot.com. Los vínculos y marcadores existentes a tu blog seguirán funcionando. Obtén más información.











































...Creo...



Resultado de imagen para Pie de cerro en Aragua
                                   Pie de Cerro....La Victoria - edo. Aragua, en Venezuela.













CUENTOS - Relatos - Narraciones - Poemas - Novelas
#CuentosdeBernardo    -    #CortosenRelatos     -      #RelatosdeBernardo  #Belbaltodano         @Belbaltodano         +BernardoEnriqueLópezBaltodano
                                   Belbaltodano.webdone.es              https://plus.google.com/u/0/collection/o1x9Z









En aquella época vivía junto a mí viejo en La Victoria – edo. Aragua, era mas o menos los 1. 970…Y tanto.
Era yo, para aquella fecha: un chamo.
Recuerdo que mi padre había negociado unas tierras en la zona de “Pie de Cerro” y como no teníamos carros, teníamos que ir en bus hasta: San Mateo.
Una hermosa población aragüeña  distante a pocos kilómetros de La Victoria.
En mi memoria todavía recuerdo con mucha nostalgia, cuando una vez que llegábamos a esa población, mi padre mandaba a parar el autobús, cerca de una plaza y desde allí, recorríamos un trayecto vastísimo.
Teníamos que atravesar dos montañas, y la mas alta rondaría cercana a los dos mil metros de altitud.
El caso es que nos quedamos   -mientras tanto-   viviendo en un rancho muy pequeño.
Con dos puertas que se cerraban por dentro con una estaca de madera atravesada, que servían de tranca.
Todas las madrugadas  teníamos que levantarnos, y me tocaba ir a bañarme a un lado de un camino comunal, cerca de un abrevadero de ganado…Mejor dicho: ¡Debía bañarme allí!
Tenía dos premisas…Una: Que nadie me viese desnudo, mientras me echaba agua…Helada.
Y dos: Apartar con mis propias manos, toda impureza que hubiese a esas horas en esas aguas…
(¡Se podrán imaginar…!  Y además habían otras mas: Como la de evitar una mordida de alguna víbora o Mapanare…O de algún alacrán… Quizás la aparición de algún León, o un Tiranosaurio…O…A lo mejor… ¡Qué sé yo!)
El caso es que a las cuatro y media de cada madrugada, debía efectuar esa operación…En la mitad de todo…Pero debía hacerlo.
Y una vez efectuada esa misión…Terminar de vestirme e irme junto a mi viejo a escalar esos dos enormes picos.
¡Dos!  …Uno primero…Bajar y montarnos en otro…En fila india…
En mi memoria quedó reflejado que en el sitio por donde descendíamos había un bar de muy mala muerte cuyo nombre era: “El hijo de la noche”
(Y en mi imaginación brotaba pensamientos en que en cualquier momento saldría de alguna esquina…Algún Lobo Feroz…O posiblemente un asesino dispuesto a atracarnos…A lo mejor podía hasta: Asesinarnos…Uno no sabe.)
…Y mas de una vez tenía que pasar por encima de algún que otro borrachito que pasaba sus efectos alcohólicos a la vera del camino.
Lo cierto era que un fin de semana, mi viejo me llevó a un sector, en donde él tenía pautada una negociación de unas cuantas hectáreas de tierras.
Gozoso lo acompañé. Y para cuando llegamos, ya él tenía las señas para verificar cual era el terreno en cuestión.
Y cuando llegamos, mi viejo sacó un par de machetes…Para cortar el monte.
Al cabo de unas cuantas horas de estar cortando, ya habíamos hecho un enorme montón de hierbas…Que luego de eso, me preguntó…
-         ¿No será mejor prenderle fuego…? – Y yo estaba muy lejos de poder responderle con ecuanimidad, el caso es que le consulté…
-         ¿Quemar…Todo eso…?
-         Pues claro baboso. ¿Y qué estás pensando que debemos hacer ahora?
-         …Pues no lo sé… - Le respondí en medio de todo el agotamiento físico al que me había sometido.
Cuando lo veo, que comenzó a ejecutar dicha labor.
-         ¿Y no será peligroso eso? – Le indiqué al visualizar que toda la falda de aquellos cerros, estaban tupidas de árboles y mucha maleza esparcida por doquier.
-         No. Nada malo va a pasar.
-         ¿Seguro?
-         Lo tengo todo calculado. ¿Estás mirando el espacio que está sin maleza? ¿Lo estás viendo? Son mas de seis metros. No creo que llegue hasta la falda del cerro. – Pues a decir verdad, no me consideraba una autoridad como para contradecirlo.
Y me acomodé mejor, para seguir en mi descanso.
(¿Total? Lo que quería era descansar. ¿Había algo malo en reconocer que estaba agotadísimo…?)
Cerré mis ojos y me dispuse a descansar. (¡Adiós Mundo cruel!
Mi papa hizo su labor. (¿Y yo? Ni pendiente.)
Realmente había una cantidad distante   -sin vegetación-    por la cual no  se debería propagar el fuego.
¡Pero!  El destino tiene sus propios designios…
…Y yo…No tuve nada que ver en eso…
Y el viento constante, cambió de dirección y se dirigió hacia la falda de esos cerros…Y aconteció…Lo que mas temíamos…
Pronto una chispa corrió hacia lo tupido del pie de cerro…
Luego otro cambio en la dirección del viento…Y…
Pronto se incendió todo. Empezando con una velocidad impredecible…
-         ¡Viejo! ¡Se está quemando el cerro…! – Mi angustiado progenitor corría de un lado a otro, y haciéndome señas…Corrí también…
Ya no se podía hacer nada…
Pronto toda esa pradera…Cogió fuego.
Y no pudimos hacer absolutamente nada.
…Tan solo correr…
Y eso hicimos. La candela ascendía a unos cuantos metros.
Corrimos unas cuantas decenas de metros…Y tan solo nos quedaba era contemplar cómo ardía todo en su camino.
Y viendo eso, se me ocurrió predecirle esto…
-         “Un viejo y el tarado de su hijo:
Prendieron fuego a toda la comarca…” -Mi agotado padre, se me quedó mirando con gesto de enfado a lo que le respondí…
-         Esa va a ser la noticia de los periódicos de mañana…Vamos a salir “En Primera Página”
-         ¿Es qué no te cansás de ser un baboso…? – Fue su respuesta muy molesto… (Por cierto)Pero al igual que yo: Asustado.
(La verdadera historia es que no me atreví a reseñarle la continuación de mi visión…Y esta era: Qué pronto podría llegar La Marina, la Aviación, el Ejército, la Guardia Nacional y todos los organismos represivos de esta Nación y que nos iban a llevar presos a los dos…Bueno: A él ya que era el Mayor de Edad…Y que se presumía que “podía imaginar el peligro que había al prender fuego allí”) 
…Menos mal que no le narré nada de eso pues creo que nada de eso hubiese sido de su agrado…Creo yo.






#CuentosdeBernardo      #RelatosdeBernardo
#PoemasdeBernardo   #Belbaltodano








Nota:
Internet utiliza cookies para optimizar la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.
Si continúa utilizando este sitio, asumiremos que está de acuerdo. ¡Gracias por su preferencia!


(Enviado al Blogs.)

Las leyes de la Unión Europea exigen que le brindes información sobre las cookies utilizadas en tu blog a los visitantes de la UE. En muchos casos, también exigen que obtengas consentimiento.

Como cortesía, agregamos un aviso a tu blog para explicar el uso de Google de determinadas cookies de Blogger y Google, incluido el uso de cookies de Google Analytics y AdSense.

Tú tienes la responsabilidad de confirmar que este aviso realmente funcione para tu blog y que se muestre. Si usas otras cookies, por ejemplo, si agregaste elementos externos, es posible que este aviso no funcione en tu caso. 
Obtén más información sobre este aviso y tus responsabilidades.

Se modificó tu configuración de HTTPS. Ahora, todos los visitantes pueden ver tu blog mediante una conexión encriptada si visitan https://belbaltodano.blogspot.com. Los vínculos y marcadores existentes a tu blog seguirán funcionando. Obtén más información.