Así no es...


                              B.E.L.B.














CUENTOS - RELATOS - Narraciones - POEMAS - Novelas
#CuentosdeBernardo    -    #CortosenRelatos     -      #RelatosdeBernardo  #Belbaltodano         @Belbaltodano         +BernardoEnriqueLópezBaltodano
                                     belbaltodano.blogspot.com









-      Pienso Andrés, que esa no es la mejor forma para educar a un hijo. (Me da mucha pena, el tener que confesarte esto. Pero.)
Y tendrás que perdonarme, ya sé, que tu dedicación es al mil por ciento. (Lo veo, constantemente.)
Pero también debes tener en cuenta: ¡Qué es necesario reprenderlo! Educar no es necesariamente: Castigar.
No es conveniente darle todo cuanto pide.
¡Es mi opinión! Discúlpame si te ofendo          -cosa que no es mi intención-    al contrario, como amigo que soy tuyo         -y que te aprecio-   es que me atrevo a decírtelo, ¡aun corriendo el riesgo de que te enojes conmigo! – El ya citado, se pasó su mano derecha sobre su escasa cabellera. No dio muestras de enojo alguno.
Meditó unos instantes, su mirada se perdió en la profundidad de su análisis. Y sin quererlo, retornó a su infancia, a la forma como él mismo fue educado. Y en efecto, él no estaba criando a su hijo, tal como lo hizo su propio padre. ¡Ah qué de vivencias tuvo!
Y después con la mejor de sus sonrisas, le dijo…
-      ¡Hombre Miguel! Sabes muy bien que te aprecio y entiendo que cada una de tus palabras brotan de lo mas profundo de tu corazón. ¡Es mas, sé que tú eres tan igual cómo yo mismo!
-      No compañero. Lamento tener que contradecirte, pero no somos iguales. ¡Para nada!  Yo reprendo a mis hijos. (Y mucho.)
Y los mantengo con “la cuerda cortita” ¡porque me he comprobado a mí mismo! (Oye y es cierto!)  
Que no les estoy haciendo un bien, malcriándolos en todo lo que me pidan. – Andrés dio media vuelta y haciéndole señas con sus manos, le dijo…
-      Cuando yo era un niño: Mi padre nunca llegó a consentirme.
Era muy severo. Siempre me reprendía. Por todo. Y bastaba que alguien se fuera a quejar de mí, para que me cayera “a cuero limpio”
¡Fue muy bárbaro conmigo!
No me dio ni siquiera: ¡Una oportunidad! – Respiraba con dificultad, el volver a hechos pasados no le causaba buena impresión. Pero lo hizo, era necesario.
-      ¡Bueno eso es lamentable! Es muy triste oír eso…
Pero peor es andar de extremo a extremo.
-      ¿Cómo así?
-      Tú padre era muy estricto contigo ok. ¿Y tú?
¡Eres demasiado condescendiente! Con tu hijo.
Son los extremos. Entiéndelo. -  Reflexionó otro tanto mas.
Y convino con lo siguiente…
-      Cierto. Pero es que si lo reprendo     -y es que me vuelvo a mí pasado-           y no deseo eso mismo a mí pobre hijo.
De verdad: que no.
No sé, si logras comprenderme. – Al parecer con estas últimas palabras daba por zanjada esta conversación.
Cambiaron de tema y entraron en otras disyuntivas.
Y así fue pasando el tiempo en esa diatriba constante en la que ambos  discurrían en sus tiempos de ocio.
En otra ocasión, posterior a esa de la conversación, Miguel fue testigo cuando el hijo menor de su dilecto cuate  de chanzas,  había  llegado  de  la  escuela   con   algunas   cosas  
-que su padre no le había comprado-      y llamó poderosamente su atención, y fue testigo de la forma en cómo lo encaró…
- Hijo mío… ¿Qué traes en tus manos…?  No recuerdo haberte comprado ese morral. – Su hijo sin darle importancia, pasó a su lado y le respondió…
- ¿Ah, el morral…? Me lo conseguí tirado en el pupitre de un compañero y cómo él no estaba, me lo traje.
- ¿Ah, te lo regaló él…?
- Si. Digamos que sí. – Y sin darle la mayor importancia siguió su camino a su cuarto.
- ¡Yo sé que él se lo está guardando y en cuanto lo vea, se lo devolverá! ¡Ya tú lo verás! – No le quedó mas remedio que responderle…
-  Aja. Si tú lo dices… - En silencio, comenzó a analizar este caso…
Y pensó para sí mismo, al ver a su amigo, tan pasivo.
“¿Qué le pasará? ¿Cómo va a dar por cierto eso? Si el chamaco le está diciendo que su compañerito no estaba…
¿Y si no estaba, cómo pudo regalárselo…? Nada.
Se adueñó de algo que no le pertenece. Así de sencillo.
Eso no es suyo. ¡Tan sencillo como eso!  Y él lo sabe.
¿Por qué se lo trajo? Para mí…Eso es un hurto.
Se ha apropiado de algo que no es suyo. Y su padre se lo acepta.
…Mejor no me sigo metiendo. ¿Total?” – Y mientras hacía sus propias conclusiones, su anfitrión le llegó con “su cara bien lavada”  tratando de justificar, lo injustificable.
-      ¿Viste? Pero yo le creo a mí hijo. Él es incapaz en apoderarse de algo que no suyo. ¡No señor! No le he enseñado a él que haga ese tipo de cosas. – Y comenzó a tararear, sin darle ningún tipo de importancia.
-      “Mejor es que no me siga metiendo en problemas que en realidad no son míos. Pero qué barbaridad. Cómo se hace de la vista gorda….A mí mi padre, no me lo hubiera perdonado, como yo tampoco a ninguno de mis hijos. Pero…” – No quiso terminar su frase.
Creyó que estaba pecando en contra del que desde que eran niños han sido unos colegas en esta vida…
Tampoco le gustaba que cuando él llegaba, el hijo ni siquiera lo miraba. Ni siquiera lo saludaba. Y eso no está bien.
Pero: ¿Qué puedo hacer? Tan solo soy un visitante.
(Pero la verdadera educación comienza es: En la casa.
Y si nosotros que somos los padres no instruimos a nuestros propios hijos… ¿Quién lo hará…? Pero así es la vida.)
…Hay situaciones en las cuales: Es mejor callar.
Porque: Calladito, te ves mejor.


…Porque las apariencias, en ocasiones engañan…Y casi siempre…Importancia no le damos.
Y  de tanto en tanto cuenta nos damos  que sólo son eso: “Fachadas”




#CuentosdeBernardo

















Nota:
Internet utiliza cookies para optimizar la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.
Si continúa utilizando este sitio, asumiremos que está de acuerdo. ¡Gracias por su preferencia!


(Enviado al Blogs.)

Las leyes de la Unión Europea exigen que le brindes información sobre las cookies utilizadas en tu blog a los visitantes de la UE. En muchos casos, también exigen que obtengas consentimiento.

Como cortesía, agregamos un aviso a tu blog para explicar el uso de Google de determinadas cookies de Blogger y Google, incluido el uso de cookies de Google Analytics y AdSense.

Tú tienes la responsabilidad de confirmar que este aviso realmente funcione para tu blog y que se muestre. Si usas otras cookies, por ejemplo, si agregaste elementos externos, es posible que este aviso no funcione en tu caso. 
Obtén más información sobre este aviso y tus responsabilidades.
Se modificó tu configuración de HTTPS. Ahora, todos los visitantes pueden ver tu blog mediante una conexión encriptada si visitan https://belbaltodano.blogspot.com. Los vínculos y marcadores existentes a tu blog seguirán funcionando. Obtén más información.

Marchas y contra-marchas

Resultado de imagen para marchas en venezuela
                                                           -Google imágenes-












  CUENTOS - RELATOS - Narraciones - POEMAS - Novelas
#CuentosdeBernardo  -  #CortosenRelatos  -  #RelatosdeBernardo  #Belbaltodano  @Belbaltodano  +BernardoEnriqueLópezBaltodano  belbaltodano.blogspot.com









-      Pues la mera verdad… ¡No lo sé! – Razonó el chavalo en medio de todos los que estaban allí reunidos. Los que lo escucharon, no agregaron nada mas. (Y en la medida que hablaban se iban incorporando mas y mas…)
Y el motivo de dicha concertación era para deliberar ¿qué tipo de acciones debían asumir?
Ante la arremetida tan bestial de los gobernantes.
El resto (Unos cuarenta adeptos pero, iba en aumento…) se encontraban desalentados. Alicaídos. Abatidos.
Ya esa fuerza motriz, que hasta hace poco poseían…Se estaba diluyendo en una forma muy alarmante.
-      ¡Pero es que “algo” hemos de hacer! – Protestó Iván en medio de todo ese grupo.
-      No nos desanimemos. ¡Esa es la trampa de estos comunistas! No debemos caer en su terreno – Insistía el mismo jovencito, pero el ambiente seguía igual de lánguidos.
Unos suspiraron violentamente. Otros fueron pasivos.
Unos cuantos golpeaban o pateaban lo que tenían a su lado, en señal abierta de rebelión.
No aceptaban la situación, tal cual la estaban planteando.
Pero la realidad, era muy elocuente…Se encontraban: ¡Derrotados! – Y en un momento de exasperación, brotó de su garganta un sonido muy parecido a un aullido…
-      ¡Yo voto porque nos desliguemos de esa “bendita Mesa”!
¿En qué nos beneficia, ah? ¿…En qué…Ah…?
Ellos son una partida de políticos que se regodean a través de la tele  hacen que hacen y deshacen a su libre interés…
(¿Hemos de ser corderitos mansos…Ah?)
Mientras somos nosotros los que nos llevamos: Los gases lacrimógenos, las balas, los ataques que la Izquierda Infernal nos envía. ¡Porque hemos sido los que hemos puesto los: Heridos, muertos y hasta los que han caído presos! 
(Y es público la cantidad… ¡Qué va aumentando mas y mas!)
¡Por este gobierno corrupto! ¡Asesino! ¡Violador!
¡Por esos narcotraficantes! ¡Comunistas!
¡Luchemos hasta que los venzamos!
¿Aceptan mi petición…? ¿No oigo…No los escucho!!!
¡Seamos nosotros los que levantemos la Bandera de la Dignidad! – Propuso Ramiro (Quién llevaba su cara tapada. Creyendo que con eso no lo van a identificar.     –Pero hay un solo detalle: Es demasiado gordo. Y su antifaz no le oculta su gordura…)-  Bueno el caso es que él representa un sector muy agresivo dentro de ese grupo.
    Hubo chiflidos.  Aplausos.   
-      ¡Hurra!    ¡Bravo!
¡Así, así es que se gobierna! -  (Vociferaban en las gradas.
Él autor hizo una venia muy marcial agradeciendo tal deferencia, para con él y su propuesta.)
El que los agrupaba a todos, esperó pacientemente unos instantes, mientras les hacía señas de que guardaran la compostura debida. Notó que en la medida que pasaba, esa concurrencia, se iban añadiendo en número.
Crecía exponencialmente.
Ya comenzaba a hacer una concurrencia muy nutrida.
Llegaban de todas partes. Y todos venían ansiosos.
Se notaba a leguas, ese ánimo, ese empuje y determinación.
-      ¡Hurra! ¡Bravo! – Insistían haciéndole el coro deseado.
Nuevamente el gordus se levantó y les hizo la señal de victoria. Esto incendió aún mas a esa muchedumbre.
-      ¡Bueno! ¡Ya va, ya va! ¡Calma mi pueblo! – Les decía a todos.
Poco a poco se fue restableciendo el orden, y fue cuando se levantó Alexis, quien les hacía señas al populacho…Todos callaron para poder escuchar al nuevo orador…
-      Si de invasión, nos hablan. Yo les consulto a todos ustedes ¿Qué prefieren: La invasión yanqui o la cubana…? – Esperó el resultado de su indagación. Hubo un silencio impresionante.
Se veía claramente que se consultaban entre sí…Cuando una voz anónima se alzó por encima de todas y se dejó escuchar su exposición…
-      ¿Cuál invasión Cubana…? ¡Si ya sabemos que ellos nos controlan todo! – De forma inmediata se levantaron muchos y comenzaron a lanzar todo tipo de imprecaciones.
Hasta que Alexis logró calmarlos y les repitió la pregunta:
-      O.k. O.k. Pero ¿cuál de las invasiones prefieren ustedes?
-      ¡Ninguna! – Se escuchó una voz femenina.
-      ¡Queremos comida y medicina! – Gritó otra fémina.
Al escuchar esta voz, profirieron hurras y mas ovaciones.
-      ¿La yanqui o la de los cubanos, ah? – Volvió a repetir.
-      ¡La gringa! ¡Los yanquis! – Y nuevamente se perdió la sindéresis hundiéndose todos en su frenesí.
A todas estas, ingresó un grupo, que se mantenía en baja sintonía. Tratando por sobre todo, pasar desapercibidos.
Pero como siempre sucede…Alguien reconoció a varios y sigilosamente fue hasta el sitio en que se encontraban sus líderes y llamó a Ramiro (El gordus) y lo puso al tanto, hablándole en susurros…
Disimuladamente miraron hacia el sitio en donde estaban estos… (Vieron como tomaban fotos a todo…Y a todos.)
Por señas, Ramiro invocó a Alexis y al resto, se apartaron y esto fue lo que hablaron…
-      Chamos: Estamos siendo grabados. ¿Ven a aquellos que sostienen su teléfono…Los ven…? – Chequearon la información recibida.
-      Son: Sapos. Espías del gobierno. Hay que bajar el tono…Porque nos pueden llevar presos a todos… - Un manto oscuro y pesado se ciñó en medio de todos.
-      Nos descubrieron sus Servicios de Inteligencia. ¡Nos tienen acosados! – Susurró uno de ellos temblando.
-      ¡Broders si nos agarran…Jamás nos volverán a ver vivos! – Sus palabras cayeron como un peso muerto…
El peligro se cernía sobre sus cabezas…Y lo sabían.
¡Cómo una sentencia de muerte! 
...Y ellos sintieron el vaho de la bestia.
Cruel. Inhumano. Bestial…
Analizaron con premura. Ciertamente: Habían sido ya grabados. Pronto vendrían los órganos represivos…
-      ¿Y ahora…Qué hacemos…? – Preguntó uno de ellos.
Todos miraban hacia afuera. Enviaron a varios para que sirvieran de vigía en caso de que llegara el enemigo.
Discutían. No se ponían de acuerdo.
Mientras allá adentro…Se escuchaba un murmullo que iba creciendo. El pueblo allí presente…Algo sospechaba.
La inquietud se hizo muy patente.
Zozobra, angustia se sentía por todos lados.
Ramiro tomó la palabra y propuso…
-      Larguémonos. Avisemos a todos. Pero con disimulo. – No tuvo objeción alguna…Pero si dudas…
-      ¿Quién nos habrá delatado…? No podremos reunirnos, sin que ellos se enteren…– Alexis se quedó con la duda en su boca, pues rápidamente comenzaron  a desalojar todos los recintos. En pocos segundos, se escuchaba a lo lejos mucho ruido de camiones…Una, dos y múltiples sirena se dejaron escuchar…
Al parecer venían miles de represores: Guardias, Ejército, Marina, Aviación, aviones de guerra, helicópteros…Todo un arsenal y venían a…En serio…
Y para cuando la represión se había hecho presente…
Ya el local estaba vacío.























Nota:
Internet utiliza cookies para optimizar la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.
Si continúa utilizando este sitio, asumiremos que está de acuerdo. ¡Gracias por su preferencia!


(Enviado al Blogs.)

Las leyes de la Unión Europea exigen que le brindes información sobre las cookies utilizadas en tu blog a los visitantes de la UE. En muchos casos, también exigen que obtengas consentimiento.

Como cortesía, agregamos un aviso a tu blog para explicar el uso de Google de determinadas cookies de Blogger y Google, incluido el uso de cookies de Google Analytics y AdSense.

Tú tienes la responsabilidad de confirmar que este aviso realmente funcione para tu blog y que se muestre. Si usas otras cookies, por ejemplo, si agregaste elementos externos, es posible que este aviso no funcione en tu caso. 
Obtén más información sobre este aviso y tus responsabilidades.
Se modificó tu configuración de HTTPS. Ahora, todos los visitantes pueden ver tu blog mediante una conexión encriptada si visitan https://belbaltodano.blogspot.com. Los vínculos y marcadores existentes a tu blog seguirán funcionando. Obtén más información.

#CuentosdeBernardo

Resultado de imagen para hombre caminando y hablando solo
                                -Google imágenes-









cUENTOS - RELATOS - Narraciones - POEMAS - nOVELAS
#CuentosdeBernardo  -  #CortosenRelatos  -  #RelatosdeBernardo  #Belbaltodano  @Belbaltodano  +BernardoEnriqueLópezBaltodano  belbaltodano.blogspot.com







#CuentosdeBernardo







-         ¡No quitate tú! – Y de repente, se dio él mismo un empujón.
¡Y cambió de posición!
-         ¡No! Yo estaba mas primero. – Acusaba con su dedor acusador.
-         Mejor se quitan los dos. Porque soy yo ¡el que merece estar aquí! ¡FUERA TODOS USTEDES! – Súbitamente apareció otro…  
Y todos los que presenciaron este dramático cambio, ¡en el acto se sintieron afectados!
-         (¿Qué le pasa a ese señor…?) – Se preguntaba en pensamientos al ver esos cambios tan bruscos, un transeúnte.
Una señora que venía caminando en la misma dirección al escuchar esta subrepticia metamorfosis…Se paró en seco.
Era evidente que quedó en un trance, difícil de superar, para ella.
Miraba espantada hacia otros lados, en prueba inequívoca  del terror súbito que la atacaba. Le faltaba el aire requerido.
(Todos quedaron asombrados. Pero nadie atinó a hacer nada.)
Y de forma casi instantánea a la dama en cuestión  su cuerpo se le puso frágil y… ¡Se cayó desmayada!
Al ver esto, el individuo en cuestión exclamó…
-         ¡¿Viste lo que acabas de hacer…?! ¡Esto es intolerable!
-         Yo no fui. – Se dijo de la manera mas normal. Y poniéndose a su frente, se reclamó…
-         ¿No fuiste tú? ¡Mira que sinvergüenza que eres!  - Y permutándose nuevamente, asumió la actitud del extrañado…Sorprendido…
-         ¿Yooooo…Yo? ¡No hago estas maldades! – Y mirando de reojo volvió su mirada   -y siempre  de reojo-   a su lado izquierdo y desplazándose…Señalaba muy vistosamente.
Giró a otro lado y proclamó a todo pulmón:
-         ¿A mí…? ¡Ni qué me miren! ¡No tolero esa falta de respeto!
¡A mí, se me respeta! ¿Estamos? – Nadie se atrevía a acercarse a auxiliar a la pobre doña que yacía a menos de un metro de esta persona, que se movía con frenesí y con mucha energía.
Todos estaban temerosos.
-         ¡Calma! ¡Calma pueblo!  …Está descendiendo  “El hacedor de milagros”  Y yo mismo, he descendido a esta tierra  para volver a la vida a esta noble Señora… - Y ojeando de lado a lado, gritó…
-         ¡En medio de una bandada de lobos sanguinarios! – Clamaba tal si fuese un predicador de pueblo.
-         ¡Arrepiéntanse Pecadores Inmundos!
-         He venido para salvar a esta ¡Humanidad Perversa! ¡Arrepiéntanse…O los diluyo! -   Se arremolinaba un grupo considerable de personas, tanto a un lado como a otro, ¡pero nadie parecía poseer el valor necesario como para rescatarla de este señor…! De múltiples actitudes.
-         ¡El que se acerque…Lo desmenuzo! – Amenazó este ser, cambiando radicalmente. Por sus ojos manaba odio.
Por su boca se expandía su baba,  cómo si tuviese “la rabia” 
Su cambio fue notorio. Tenebroso.
Y mientras todo esto transcurría, un hilillo de sangre se dejaba correr por el pavimento.  Y daba constancia que la mujer al caer, con toda seguridad se rompió su cabeza…O…
Y de repente, cambió de acción  y colocándose en otro ángulo comenzó a rogar…
-         ¡Perdónela Señor…Qué ella no tiene la culpa!
Yo la vi que iba caminando a su lado y sin querer, le llegó.
Pero tan sólo fue un rasponcito. Nada de importancia.
¡Pido perdón por ella! – Y se postró a todo lo largo y ancho de su cuerpo, inclinó su cabeza y la pegó al piso.
Daba muestra de haber perdido su conciencia.
Uno de los presentes se apresuró y trató de levantarla, pero era evidente que no podía (Y otros dos corrieron en su auxilio) y entre todos ellos, la lograron izar y sacarla en vilo…
Avanzaron una decena de metros. Todos corrieron en su auxilio.
Cada uno trató de ayudarla en lo posible.
Alguien sugirió llamar a la policía.
Unos asintieron. Otro dijo…
-         ¿Y para qué? Para cuando ellos lleguen…Ya no estaremos ninguno de nosotros aquí. – Otros asintieron.
Transcurrieron unos instantes mas y todos absortos estaban pendientes de la susodicha, cuando alguien se le ocurrió mirar para ver si ese atarantado estaba aun allí…Y…
-         ¡Se fue! – Todos miraron angustiados.
En efecto. Ya no se visualizaba por ninguna parte.
Y todos se quedaron en suspenso, hasta que alguien se le ocurrió sugerir…
-         ¡Ese se fue…Pero volverá! – Se escucharon varios gritos de espanto.
-         ¡Ese es un lo..! – Su esposa le tapó su boca, mientras razonaba…
-         ¡No lo llames así! Porque a él no le gusta. ¡Se ofende! – Unos exclamaron…
-         ¡Ohhhhhh! – Mientras el pánico se cundió entre todos ellos.
-         Y cuando vuelva…Tomará sus represalias… Y miren que es muy violento. ¿Lo vieron? - Y de repente como si estuviesen de acuerdo…Se fueron retirando.
Uno a uno.
Y después en desbandada…
Atrás dejaron a la pobre fémina. Sola. Íngrima. 














Nota:
Internet utiliza cookies para optimizar la mejor experiencia al usuario en nuestro sitio web.
Si continúa utilizando este sitio, asumiremos que está de acuerdo. ¡Gracias por su preferencia!


(Enviado al Blogs.)

Las leyes de la Unión Europea exigen que le brindes información sobre las cookies utilizadas en tu blog a los visitantes de la UE. En muchos casos, también exigen que obtengas consentimiento.

Como cortesía, agregamos un aviso a tu blog para explicar el uso de Google de determinadas cookies de Blogger y Google, incluido el uso de cookies de Google Analytics y AdSense.

Tú tienes la responsabilidad de confirmar que este aviso realmente funcione para tu blog y que se muestre. Si usas otras cookies, por ejemplo, si agregaste elementos externos, es posible que este aviso no funcione en tu caso. 
Obtén más información sobre este aviso y tus responsabilidades.
Se modificó tu configuración de HTTPS. Ahora, todos los visitantes pueden ver tu blog mediante una conexión encriptada si visitan https://belbaltodano.blogspot.com. Los vínculos y marcadores existentes a tu blog seguirán funcionando. Obtén más información.